Esta colaboración trienal con Guía Michelin supone la continuidad de uno de los vínculos mas fuertes que tiene Blancpain.

Blancpain lleva mas de 30 años vistiendo las muñecas de los cocineros de renombre del mundo. Un acuerdo entre la manufactura relojera con el universo de alta cocina que dura ya mas de 30 años. La manufactura ha sido cronometradora oficial de concursos y cronista de las mejores mesas en la revista Lettres du BrassusBlancpain y la Guía Michelin se proponen promover juntos la excelencia, pasión y saber que les caracterizan. Desde Shanghai a París, Nueva York o Tokio, mas de 20 eventos y guías se dan cita para celebrar la alta cocina. 

Tanto la alta relojería como la alta cocina se rigen por el mismo principio, la calidad. La precisión en la ejecución, tradición, creatividad y autenticidad son las claves para crear un buen producto. Los maestros relojeros y los grandes Chefs tienen en común su asombrosa capacidad para combinar elementos y crear arte. 

Blancpain, el relojero de la alta cocina

El tiempo también es uno de los factores cruciales a la hora de la elaboración de los manjares. Y con esto no nos referimos exclusivamente a los culinarios. Blancpain ha sido el mejor amigo del cocinero; desde hace tres siglos los acompaña a la hora de controlar los tiempos de cocina. 

La confluencia entre los mundos de la alta relojería y alta cocina es evidente, ya que comparten multitud de sentimientos y sensaciones. La importancia de la calidad del producto, el respeto a las tradiciones y la devoción por la artesanía son algunos de estos.