Glashütte es una de las pocas firmas del sector que cuenta con su propia manufactura de esferas. Esto les permite crear productos personalizados con un aspecto inconfundible. 

Los relojes de buceo se suelen caracterizar por su llamativo aspecto. La regla general dicta que predominen las esferas negras con números, índices y agujas de gran visibilidad. La explicación es bien sencilla y viene determinada por su fin principal, y este es su uso para el buceo. Este deporte exige unas características muy especificas al reloj que se sumerge en las aguas. 

A pesar de las similitudes que puede haber entre todos los relojes de buceo, los diseñadores de Glashütte han querido ir un paso adelante. Los nuevos relojes de la marca, el SeaQ y el SeaQ Panorama Date son el resultado de este atrevimiento. 

Un gran esfuerzo para un resultado perfecto. 

Estos dos modelos se presentan en un total de 4 versiones de esfera diferentes. Las dos del modelo SeaQ tienen 30,5 mm y están diseñados conforme a sus predecesores. La diferencia es pequeña; literalmente, pues radica en la inscripción de la esfera. 

Las dos esferas del SeaQ Panorama Date son de 33,1 mm, están producidas en versiones en negro y azul e incorporan varias características nuevas. Una ventanilla mas grande para la fecha panorámica a las 4, y los números e índices aplicados; que confieren a la esfera un carácter tridimensional. 

Todas las esferas empiezan siendo una pieza en bruto. El proceso para crear estas pequeñas obras de arte es complejo y requiere de multitud de herramientas. Los fabricantes de esferas precisan de una amplia experiencia y gran concentración para obtener estos impolutos resultados. 

El procesamiento de las dos versiones de la esfera ha seguido caminos diferentes. Para completar este proceso, ambas esferas se han sometido a pruebas de calidad antes de iniciar el montaje final del reloj.