Si la carrera de Bvlgari en la alta relojería es imparable, en el dominio de los extraplanos es meteórica. Tanto, que van ya cinco récords mundiales en cinco años. El último, alcanzado este año, se adentra en el terreno de los cronógrafos automáticos con husos horarios. Una proeza de apenas 3,30 mm de grosor. Todo un ejercicio de elegancia, diseño, innovación y saber-hacer que, a buen seguro, continuará.

Desde hace cinco años, los relojes extraplanos son el terreno de expresión preferido de Bvlgari, que no por ello abandona otros campos en los que también tiene mucho que decir, como el de los relojes femeninos. Pero lo cierto es que, desde 2014, cuando inició su gran apuesta por este tipo de relojes, van ya cinco récords mundiales.

Jean Christophe Babin, CEO de Bvlgari en Baselworld

El quinto, Octo Finissimo Chronograph GMT Automatic, acaba de ser presentado en Baselworld por el propio Jean-Christophe Babin, CEO de la marca. Pero antes de entrar en detalle con este flamante reloj de apenas 6,90 mm de grosor y un movimiento de 3,30 mm, echemos un vistazo a los cuatro récords anteriores que, bajo la filosofía de “valores italianos, experiencia suiza”, acumula esta casa romana.

Récords todos ellos adscritos a la emblemática colección Octo Finissimo, “combinación perfecta de diseño y tecnología en una estructura increíblemente fina”, como la describe la marca. Con su silueta facetada y rápidamente reconocible, ni redonda ni cuadrada, Octo Finissimo es el resultado de un perfecto dominio tanto en el terreno del diseño y la innovación como en el de la complejidad relojera y el uso de materiales de alta tecnología.

El Rinascimento

Heredera del humanismo italiano y de un estilo audaz que durante más de un siglo ha ido “más allá de lo antiguo para abrazar la modernidad”, Bvlgari reivindica el Renacimiento, época de cultura y esplendor, y sus valores como su característica principal. “Nuestra capacidad para fusionar un magnífico y atrevido diseño italiano con la ingeniería y el saber-hacer helvéticos, es lo que yo llamo el Rinascimento de Bvlgari. Es una auténtica revolución tanto en diseño como en tecnología”, asegura Jean-Christophe Babin.

Toda una autoridad en lo que a adelgazar sus relojes se refiere, sin perder por ello un ápice de elegancia, Bvlgari inicia la carrera por el “más delgado todavía” en 2014, con su Octo Finissimo Tourbillon de carga manual, con el que conquistó su primer récord mundial. Dos años después le seguiría el Repetición de Minutos, el más fino del mercado gracias a su movimiento mecánico de carga manual de 3,12 mm de grosor. Su caja, realizada en titanio, mide tan sólo 6,85 mm de espesor.

Bvlgari Octo Finissimo, primeros tres récords mundiales

Un año más tarde, en 2017, el tercer récord mundial llega con el Octo Finissimo Automático, cuyo grosor total no supera los 5,15 mm, con un calibre de apenas 2,23 mm. El año pasado, el cuarto récord vino de la mano del Octo Finissimo Tourbillon automático, con tan sólo 3,95 mm de altura con rotor periférico y tourbillon volante, y que, con su movimiento de 1,95 mm de grosor, firmó el doble récord de reloj automático y tourbillon más plano jamás realizado. 

Todos ellos, junto al quinto elemento de este año, el Cronógrafo automático con función GMT, cuyo calibre BVL 328 tiene un grosor de 3,30 mm, ostentan el título de “el más fino del mundo en su categoría”. Además de estos sonoros récords mundiales, desde el lanzamiento de la línea Octo Finissimo en 2014, la casa romana ha obtenido una treintena de premios y reconocimientos internacionales.

Bvlgari Octo Finissimo Automático

No cabe duda de que esta pasión de Bvlgari por los extraplanos ha creado tendencia en la industria del tiempo, que se muestra cada vez más interesada por este tipo de relojes. Relojes que, desde hace décadas, ocupan un lugar de honor en el olimpo de la relojería por su clasicismo y su elegancia. Pero también por lo complejo de su realización. 

La dificultad para crear un reloj extraplano es directamente proporcional a su delgadez. Cuanto más plano, más difícil de realizar. Tanto, que los relojes extraplanos son un desafío a la altura de las más difíciles complicaciones relojeras. Y es que, para reducir el espesor de un calibre, es necesario repensar la totalidad de sus componentes sin por ello poner en peligro la fiabilidad del reloj. 

Un cronógrafo automático GMT

Quintaesencia de la línea Octo Finissimo, el merecido quinto récord mundial alcanzado este año cobra vida gracias a su movimiento integrado de manufactura con las funciones tradicionales de un cronógrafo además de una función GMT. La hora local, que se indica en el contador situado a las 3h, dividido en 24h y con indicación de día y noche, se activa a través del pulsador ubicado a las 9h. El minutero del cronógrafo se encuentra a las 6h, mientras el segundero se sitúa a las 9h. Con masa oscilante periférica, proporciona una reserva de marcha de 55 horas.

Bvlgari Octo Finissimo Chronograph GMT Automatic

La caja de este nuevo y laureado Chronograph GMT Automatic, cuyo espesor total es de 6,90 mm, tiene un diámetro de 42 mm y está realizada en titanio arenado, lo mismo que la esfera. La corona es de titanio con cerámica, y el fondo es transparente de cristal zafiro, lo que permite admirar su movimiento. El brazalete es también de titanio arenado y dispone de cierre desplegable. 

Ficha técnica

Octo Finissimo Chronograph GMT Automatic

Movimiento: Cronógrafo automático de manufactura con GMT y segundero, calibre BVL 318 de tan sólo 3,30 mm de grosor. Masa oscilante periférica. Reserva de marcha de 55 horas. Ajuste de hora local a través del botón ubicado a las 9h. 

Características: Caja de titanio arenado de 42 mm extrafina. Grosor: 6,90 mm. Fondo transparente. Corona de titanio con cerámica. Esfera de titanio con indicion de la hora local en el contador de las 3h, dividido en 24h y con indicación de día y noche. Segundero de cronógrafo a las 6h y minutos a las 9h. Sumergible hasta 30 metros.

Brazalete: Titanio arenado con cierre desplegable. 

Precio: 17.400 €.

Bvlgari Octo Finissimo Chronograph GMT Automatic, detalle del movimiento