Aunando un exclusivo calibre de alta relojería y un revolucionario Vanitas, Louis Vuitton nos deslumbra con este modelo Tambour Carpe Diem. 

Han sido necesarios dos años para conseguir que el Tambour Carpe Diem se haga un hueco como una de las colecciones de la casa. Según comenta Michel Navas, Maestro relojero en La Fabrique du Temps Louis VuittonQueríamos llevar al autómata nuestra visión del siglo XXI con toda la energía y creatividad propias que caracteriza a la marca desde 2002.” 

Los Jacquemarts eran autómatas pensados para marcar la hora en los campanarios de las iglesias. Los relojeros consiguieron miniaturizarlos para adaptarlos a los relojes de pulsera, pero su función paso a ser meramente decorativa. La lectura del tiempo quedo relegada de momento al movimiento de las agujas clásicas. 

Con este modelo Louis Vuitton quiere devolver a los Jacquemarts su significado original. El autómata es totalmente funcional, ya que indica las horas a demanda, sin agujas. Al presionar un pulsador, el escenario en miniatura de la esfera cobra vida y los protagonistas del reloj, la serpiente y el cráneo, desempeñan su trabajo mostrando la hora.

Rendimiento de alta relojería

Satisfechos con el modelo conseguido, Louis Vuitton no se quedo ahí e incorporó otras complicaciones al reloj. El Tambour Carpe Diem reúne horas saltantes, minuto retrógrado, indicación de reserva de marca y un mecanismo capaz de incluir cuatro autómatas. 

La proeza fue crear un movimiento mecánico capaz de integrar y operar sin dificultad todos estos requerimientos, nunca antes reunidos en un solo reloj.” Explica Michel Navas

El Tambour Carpe Diem ofrece el tiempo a demanda del portador presionando el pulsador con forma de reptil alojado a la derecha de la caja. La cabeza de la serpiente central se levanta y descubre la hora a través de una apertura en la frente del cráneo, por su parte, la cola de cascabel oscila hacia los minutos, colocado bajo el reloj de arena de la reserva de marcha.

Estética ultra sofisticada y contemporánea

Las características Monogram Flowers ocupan el lugar de un ojo y la mandíbula del cráneo emite una risa burlona de la que emerge la frase “Carpe Diem”, palabras del clásico poeta Horacio

Es todo un espectáculo, puede que algo efímero ya que apenas dura 16 segundos, pero totalmente disfrutable gracias a la combinación de movimientos del reptil y el cráneo.

Otra destacada característica del Tambour Carpe Diem es el diseño de su movimiento, visible en la parte posterior del reloj, con el calibre que ha sido ensamblado en forma de calavera, reflejo de las Vanitas de la esfera. 

Desarrollado y ensamblado en La Fabrique du Temps Louis Vuitton este calibre LV 525 pone de manifiesto la destreza relojera de la casa. Este virtuoso reloj escribe un nuevo capitulo en la historia de los Jacquemarts.  

LV Tambour Carpe Diem 

Ficha técnica: 

Movimiento: 
  • LV 525 Calibre: mecánico de carga manual.
  • Desarrollado y ensamblado en La Fabrique du Temps Louis Vuitton.
  • Mecanismo Jacquemart de 4 animaciones, hora saltante, aguja de minuto retrógrado e indicación de reserva de marcha.
  • 426 componentes.
  • 100 horas de reserva de marcha.
  • 21.600 alternancias/hora.
  • 48 rubíes. 
Características: 
  • Caja y asas en oro rosa de 18 Kt de 46 mm de diámetro.
  • Corona y pulsador en oro rosa 18 Kt tallado a mano.
  • Pulsador engastado con 2 rubíes.
  • 14,42 mm de grosor.
  • Cristal de zafiro abombado antirreflejos.
  • Hermeticidad hasta 30 metros.
  • Esfera con esmalte y decoración artesanal miniaturizada de Anita Porchet (esfera, serpiente y dentadura).
  • Grabados manuales de Dick Steenman (esfera, serpiente, cráneo, dentadura y reloj de arena).
  • Reloj de arena en cristal abombado.
  • Esfera engastada con diamantes en talla brillante. 
Brazalete: 
  • Correa de Aligator en color negro.
  • Cierre desplegable en oro rosa de 18Kt. 
Estuche: 
  • Baúl Alta relojería con 1 diamante talla brillante de 0,02 quilates y 2 rubíes de 0,01 quilates. 

Precio: 470.000 €