Con el mismo espíritu y estética de la colección TimeWalker lanzada por Montblanc en 2004, este nuevo “eslabón” Urban Speed Cronograph supone una apuesta rotunda por la innovación en sus materiales.

Su singularidad ya se hace visible en la propia caja de 43 mm de diámetro elaborada en acero pulido por chorreo de arena y en su estrecho bisel negro de cerámica, mientras que el fondo negro utilizado para su esfera, con el fin de acentuar los números en blanco y los elementos dinámicos en rojo sobre la escala minutera y la aguja central, juega con las perspectivas que resaltan los contadores ubicados a las 6 y a las 12, al mismo tiempo que posibilita leer fácilmente la indicación del cronógrafo.

La ventana existente en la parte posterior de la caja permite una clara visualización del Calibre MB 25.07 de movimiento automático. Equipado con una función de cronógrafo integrada, se trata de un calibre manufacturado de acuerdo con las normas que rigen el arte de la relojería suiza de alta calidad. Oscila a un ritmo regular de 28.800 alternancias/hora y mantiene una reserva de marcha de 46 horas.