Patek Philippe ha desarrollado un nuevo sistema de amplificación del sonido mecánico. Su módulo fortissimo “ff”, instalado en el Repetición de Minutos ref. 5750 Advanced Research, produce un volumen sonoro superior al de un repetición de minutos tradicional.

La innovación técnica está en el ADN de Patek Philippe. Un compromiso que forma parte de los valores fundacionales de la manufactura, lo que la lleva a impulsar constantemente los límites de la relojería. No en vano es la marca más prestigiosa y respetada del panorama relojero internacional. Pero la innovación en abstracto no significa nada para Patek, empeñada en que sólo tiene sentido si realmente aporta un auténtico valor añadido al usuario en lo que a calidad, precisión y fiabilidad a largo plazo se refiere. 

Sistema inédito

Haciendo honor a estos principios, Patek ha presentado recientemente una importante novedad creada en su Advanced Research, su departamento de investigación y desarrollo, creado en 2005.

El nuevo modelo es una auténtica y mayúscula innovación que abre nuevos horizontes para los relojes de sonería, uno de los dominios más queridos por la manufactura, desarrollando un sistema inédito de amplificación del sonido totalmente mecánico. Compuesto de una palanca de pivote flexible y de una placa vibrante de zafiro transparente, este módulo denominado fortissimo “ff” proporciona un volumen sonoro muy superior al de un repetición de minutos tradicional, con una gran calidad acústica, independientemente del material de la caja. 

Patek Philippe Repetición Minutos Advanced Research Ref. 5750P es merecedor de 4 patentes

Merecedor de cuatro patentes, este innovador sistema se ha presentado en el nuevo Repetición de Minutos referencia 5750 Advanced Research. Un reloj de platino creado en una edición limitada especial de tan solo 15 ejemplares y que ha requerido más de tres años de investigación y desarrollo. 

A iniciativa de Thierry Stern

Con bisel abombado y un diámetro de 40 mm y 11,1 mm de grosor, la caja de este nuevo 5750 hace gala de un diseño depurado que se inspira en la del 5178, un repetición de minutos con timbres catedral, aunque en este caso es ligeramente más gruesa, apenas 0,57 mm más. 

Una de las características más llamativas de este reloj a simple vista es su esfera, que exhibe en la parte central un original diseño calado inspirado en las llantas de los automóviles de los años 60 del pasado siglo. Es un motivo decorativo que resalta sobre un fondo negro con grabado azulado y adornado con finas líneas en espiral. También el micro-rotor hace gala del mismo diseño que la esfera. Un diseño exclusivamente estético a iniciativa del propio Thierry Stern, amante de los coches deportivos antiguos. 

El diseño de la esfera se inspira en las llantas de los automóviles de los años 60 del siglo pasado

El mismo motivo calado vuelve a aparecer en el pequeño segundero a las 6h, cuyo disco giratorio aporta un toque de originalidad y dinamismo. “Este modelo Advanced Research ofrece un nuevo sonido y su diseño hace lo mismo, reflejando algo novedoso y diferente en Patek”, explica Philippe Barat, director de Desarrollo de la manufactura ginebrina.

Amplificar y difundir el sonido

El origen de este revolucionario reloj bien podría estar en 1989, año en el que Patek Philippe retorna, con su célebre calibre automático R 27, a los repeticiones de minutos. Partiendo de este movimiento y siempre a la búsqueda de la perfección en el sonido, los ingenieros y constructores del Advanced Research indagan una nueva forma de amplificar el volumen de la sonería de manera totalmente mecánica, pero conservando la mejor calidad acústica y con un tamaño lo más pequeño posible

Finalmente, y tras muchos ensayos técnicos, optaron por mantener la construcción del movimiento de base, pero añadiéndole por el lado de los puentes un módulo que hace las veces de altavoz mecánico. 

A diferencia de los altavoces normales, aquí “la amplificación del sonido no se realiza mediante una membrana flexible, que, como la piel de un tambor, se adhiere a lo largo de su contorno”, explica Philippe Barat. En este reloj, “se ha sustituido esta membrana por una placa vibrante de zafiro sintético de 0,2 mm de grosor. Gracias a sus desplazamientos angulares, este disco rígido y libre garantiza una propagación del sonido claramente mejor dentro del limitado volumen de la caja de un reloj de pulsera”.. 

Realizada en platino, la caja tiene un diámetro de 40 mm y 11,1 mm de grosor

Grandes retos

Desarrollar este sistema tan pequeño ha supuesto importantes retos. Así, para hacer la conexión entre los timbres de la repetición de minutos y la placa vibrante, hubo que idear un sistema de palanca de acero en cuyo centro se sujeta la placa de zafiro. Esta palanca, que tiene forma de diapasón, va montada en una suspensión que consiste en un pivote flexible de 0,08 mm de grosor. “Cuando los martillos golpean los timbres, las vibraciones de estos últimos son transmitidas a la palanca, que las amplifica y las transmite a su vez a la placa vibrante rígida que las amplificará aún más. Los desplazamientos angulares de la placa hacen entonces vibrar las capas de aire situadas encima y debajo del zafiro, lo que permite obtener un sonido más fuerte”, explica el director de Desarrollo.

El módulo de amplificación fortissimo “ff” va acompañado de un novedoso sistema de difusión del sonido, que se transmite a la palanca y de ahí a la placa vibrante, difundiéndose únicamente a través de cuatro aberturas perforadas en un anillo de titanio en el canto del reloj a las 12h, 3h, 6h, y 9h.

A 60 metros y por más tiempo

Fijado en el fondo de la caja, este módulo fortissimo “ff” permite escuchar el sonido de la sonería a una distancia seis veces superior que en un repetición de minuto clásico. Así, mientras en este último el sonido se escucha en la muñeca a 10 metros, en un repetición amplificado se escucha a 60 metros con el mismo nivel sonoro. 

A través del fondo transparente se aprecian los martillos de platino y la palanca en forma de diapasón

Ligeramente diferente al de otros repeticiones de minutos, el sonido amplificado por el módulo fortissimo tiene el mismo grado de armonía y la misma plenitud acústica que ha hecho célebres los relojes de este tipo de Patek. “Además, la duración máxima de la sonería (32 golpes a las 12h59), que generalmente es de 17 a 18 segundos, se ha ampliado en este caso a 20-21 segundos para que los timbres puedan sonar durante más tiempo”, afirman los ingenieros de la casa. 

Martillos de platino

También el calibre, el célebre R 27 PS, se ha beneficiado de algunos ajustes técnicos tanto en sus materiales como en la propia construcción. Así, los martillos de la repetición de minutos de acero se han sustituido por martillos de platino. Una solución patentada que ofrece, en este caso concreto, un golpe de mejor calidad según los criterios exigidos por Patek Philippe, con un sonido más suave pero que mantiene toda su potencia. También el mini-rotor descentrado, tradicionalmente de oro, ha sido reemplazado por un mini-rotor de platino, un metal con mayor densidad que permite reducir el grosor de la masa oscilante, sin mermar la potencia de carga, y compensar en parte el grosor adicional provocado por el módulo fortissimo. 

Todo este entramado de martillos y timbres, así como la palanca en forma de diapasón a la que va fijada la placa vibrante transparente del sistema de amplificación fortissimo es visible gracias al fondo de cristal zafiro. Lo mismo que la cruz de Calatrava que recubre el sistema de volante de inercia permitiendo una cadencia perfectamente regular de la sonería. 

Estamos, en definitiva, ante un importante avance técnico que amplia los horizontes de los repetición de minutos, esa gran complicación de la que Patek Philippe es un gran adalid. 

Como todos los relojes de platino de Patek, este repetición de minutos lleva un diamante en la carrura