Patek Philippe inaugura un elegante y exclusivo espacio dentro de la joyería Suárez, en la madrileña calle Serrano 62. Un espacio decorado según los estándares de la manufactura suiza. 

La relación entre Patek Philippe y la joyería Suárez viene de lejos, desde aquellos primeros tiempos en los que la firma española se inicia en una pequeña tienda-taller en Bilbao y en la que enseguida se gana la confianza de la familia Stern con la venta de sus primeros 50 Calatrava.

Desde entonces, la relación entre ambas marcas, de espíritu familiar y valores tradicionales, se ha ido desarrollando en un clima de confianza y apuesta mutua. Así, cuando los Suárez deciden abrir en Madrid, y, posteriormente, en Barcelona, Patek Philippe les acompaña, aportando prestigio con sus relojes. 

Fachada del nuevo espacio Patek Philippe en la joyería Suárez de Serrano 62, en Madrid

Un exclusivo y elegante espacio

Hoy, ambas marcas dan un paso más allá con la inauguración de un nuevo espacio exclusivo Patek Philippe dentro de la joyería de Suárez en la madrileña calle Serrano 62. Se trata de un elegante espacio de 78 metros cuadrados, diseñado según el concepto y la imagen de la manufactura suiza. Aquí, el que el latón cepillado, el mármol y la madera crean un ambiente agradable y acogedor. 

El interior ha sido diseñado según el concepto de la manufactura ginebrina

En su interior cuenta con grandes vitrinas, mesas de venta y exposición y un taller relojero exclusivo para la firma helvética. En el exterior, amplios escaparates atraen la atención de aficionados y coleccionistas, que, tras franquear la puerta, se adentrarán en el universo Patek Philippe en el corazón mismo de Madrid. 

El latón cepillado, el mármol y la madera crean un ambiente agradable y acogedor