Patek Philippe presenta un nuevo Horas Universales en oro amarillo y esmalte cloisonné 

Patek Philippe se ha especializado en complicaciones útiles como los relojes con indicación de la hora en los 24 husos horarios simultáneamente. Con un delicado esmalte cloisonné realizado a mano en el centro de la esfera representando varios continentes. Un atractivo reloj que cobra vida gracias al célebre calibre extraplano 240 HU y que hará las delicias de los coleccionistas.  

Patek-Philippe-5231-04

Entre las complicaciones más queridas por Patek Philippe están, sin duda, los denominados relojes World Time u Horas Universales, una de las grandes especialidades de la manufactura desde hace más de ochenta años. Complicación útil donde las haya, especialmente para los viajeros, los Horas Universales muestran simultanea y permanentemente la hora de los 24 husos horarios reconocidos, gracias a sus dos discos móviles.  

Ya en los años 1930, y en colaboración con el relojero ginebrino Louis Cottier, inventor de este mecanismo, Patek crea sus primeros relojes con indicación de la hora de distintas ciudades, que se van ampliando progresivamente, y que, en ocasiones, se combinan con otras complicaciones como cronógrafo o incluso repetición de minutos. Los relojes de este tipo producidos por la manufactura ginebrina entre 1930 y 1960 son muy codiciados por los coleccionistas de todo el mundo, alcanzando a menudo precios astronómicos en las subastas internacionales. Hasta la fecha, el récord lo ostenta un modelo antiguo de platino, Ref. 1415 HU, que cambió de dueño en 2002 por la extraordinaria suma de 6,6 millones de francos suizos.  

Los antecedentes 

No es de extrañar, pues, que Patek mantenga en su colección actual varios modelos dotados con esta versátil complicación. Y entre todos ellos, hoy queremos fijarnos en lo que la marca denomina World Time Alta Artesanía, como el que acaba de presentar este mismo año en la Feria de Basilea.  

La nueva referencia 5231J con esfera de esmalte cloisonné respira arte por todos lados. Un atractivo recién llegado que tiene su antecedente más directo en el 5131J creado en oro amarillo en 2008 y que estuvo en catálogo hasta 2013. Muchos años antes, en 1954, Patek Philippe había creado su primer Horas Universales con dos coronas (ref. 2523HU). La situada a las 9h permitía ajustar el tiempo local a través de un disco giratorio que mostraba 41 lugares. Realizado en oro amarillo, su colorida esfera de esmalte cloisonné representaba el mapa de América del Norte rodeado por un disco giratorio de 24 horas.  

Pero es el modelo de 2008 (ref. 5131J) el que se considera el primer Horas Universales de “nueva generación”, es decir, el primero que carga el potente y revolucionario movimiento 240 HU. Este reloj incorporaba el ansiado mapa en esmalte cloisonné en el centro de la esfera. Un año después llegaría la versión en oro blanco, que estaría disponible hasta 2015; año en el que se presenta una nueva versión en oro rosa, que saldría de la colección un año después. En 2017 se presenta la referencia 5131/1P, con caja y brazalete de platino, cuyo planisferio también en esmalte cloisonné representa la Tierra vista desde el Polo Norte. Este es el único reloj de estas características que se mantiene en la colección actual de Alta Artesanía y al que ahora se suma el nuevo 5231J en oro amarillo.  

El calibre 240 HU 

Antes de pasar a la descripción del nuevo modelo, conviene detenerse en el mecanismo que le da vida, el 240 HU, el mismo que ha animado todas las referencias 5131 desde 2008.  

Patek-Philippe-5231-02

En 1999, con el lanzamiento del nuevo calibre 240 HU, extraplano de cuerda automática con micro rotor excéntrico, Patek inicia una fructífera etapa en los relojes con horas universales. Patentado por la marca y basado en un dispositivo de sincronización inédito hasta la fecha, este mecanismo supuso un gran avance en lo que a funcionalidad se refiere. Y es que permite corregir todas las visualizaciones con sólo presionar un pulsador cuando se cambia de huso horario. Se asegura así de forma simultánea la corrección de los discos de las ciudades, de las 24 horas y de la aguja de la hora local. El principio consiste en aislar totalmente el mecanismo Hora Universal, con discos de las ciudades y de las 24 horas, del tren de ruedas del reloj. De este modo, cuando se cambia de huso horario la precisión del mecanismo y el avance de la aguja de los minutos no se ven afectados. 

Un planisferio esmaltado 

Es, como decimos, este mismo calibre el que carga el nuevo 5231J, al que Patek Philippe ha dotado con una caja estilo Calatrava, actualizada hace apenas tres años con motivo de la presentación de los World Time referencias 5230, en esta ocasión con el centro de la esfera en guilloché realizado a mano. Entre las características más notables de esta caja destacan las asas del brazalete sobresalientes en forma de alas y su fino bisel liso pulido. Las agujas, de oro amarillo, son tipo círculo o anillo para las horas y tipo rombo para los minutos.  

El mapa que ocupa el centro mismo de la esfera, realizado en esmalte cloisonné representando a Europa, África y las Américas, está pintado íntegramente a mano por los artesanos de la manufactura. El esmero por el detalle, la utilización del color y la profundidad que esta técnica proporciona aportan al reloj una gran y elegante belleza, realzada por la incorporación de cuatro laminillas de oro amarillo a las 12h, las 3h, las 6h y las 9h.  

Patek-Philippe-5231-01

En el centro de la esfera, protegida por un cristal zafiro, se muestra la hora local del huso horario seleccionado a las 12h en el disco de las ciudades. Las horas locales de los 23 husos horarios restantes se leen en el disco de las 24 horas con indicación del día y la noche.  

Una de las grandes ventajas de estos relojes Horas Universales chez Patek Philippe es su fácil manejo. Así, el cambio de huso horario se realiza simplemente presionando el pulsador situado a las 10h. “A cada presión, la aguja de las horas avanza una muesca mientras que el disco de las ciudades y el de las 24 horas retroceden 1 hora. Si se activa el pulsador 24 veces se dará una vuelta al mundo, con regreso al punto de partida”, explican los técnicos de la manufactura.