Grandmaster Chime, pieza única, de Patek para esta subasta benéfica alcanzó la cifra récord de 31 millones de francos suizos.

En total se recaudaron cerca 38,6 millones de francos que financiarán la investigación con la distrofia muscular de Duchenne. De nuevo Patek Philippe vuelve a batir todos los récords de venta en una subasta. Y es que el excepcional Grandmaster Chime se ha vendido por 31 millones de francos suizos. Unos 28,29 millones de euros, el precio más alto pagado jamás en una subasta.  

Hasta ahora, este récord lo ostentaba un Rolex Daytona qué perteneció a Paul Newman. Por él, en 2017, se pagaron 17,7 millones de dólares (unos 16 millones de euros).   

El Grandmaster Chime es, sin duda, el reloj de pulsera más complicado que Patek ha realizado hasta el momento. Con doble esfera, cuenta con 20 complicaciones, incluyendo pequeña y gran sonería, repetición de minutos y calendario perpetuo. También doble huso horario con indicador de día y noche, indicación del año con 4 dígitos por ventanilla, etc. 

El modelo que Patek Philippe ha donado para esta octava edición de Only Watch es una pieza única. Este reloj es el único Granmaster Chime realizado en acero. Un material que, además, es poco frecuente en las colecciones de la manufactura. Una de las esferas es negra y la otra de color salmón. Sobre esta última, aparece la inscripción “The Only One”

En esta octava edición de Only Watch se han recaudado un total de 38.593.000 millones de francos suizos (unos 35,10 millones de euros) que se destinarán a la investigación y la lucha contra la distrofia muscular de Duchenne. En los ocho años que esta subasta benéfica y bianual lleva realizándose se han recaudado más de 70 millones de euros.