2019, como anticipamos en el artículo anterior, nos dejó una buena cosecha de interesantes relojes. Clásicos, deportivos, atrevidos, con complicaciones o sin ellas, e incluso algunos muy peculiares, que gozaron del favor de los coleccionistas y despertaron el interés de los amantes de estos bellos objetos.

De entre todos los relojes del año 2019 hemos hecho una selección de doce relojes, de los que ya les mostramos seis en “Los mejores relojes de 2019 (1ª parte)”. Ahora es el turno de los seis restantes.  

Jaeger-LeCoultre Master Grande Traidition Gyrotourbillon 3

Jaeger-LeCoultre Master Gyrotourbillon 3

El Gyroturbillon ha sido una de las más maravillosas creaciones de la Grande Maison desde su primer modelo y en todas sus versiones. Quizá uno de los más bonitos es la versión que han presentado este año que combina los oficios artísticos tradicionales con la incrustación de trozos de un meteorito en una caja de oro rosa de 43,5 milímetros, hermética hasta 50 metros.

El reloj Master Grande Tradition Gyrotourbillon 3 vio la luz por primera vez en 2013, como celebración de los 180 años de fundación de la marca que combinaba una interpretación de tercera generación del Gyrotourbillon con un intrigante y extraordinario cronógrafo digital de visualización instantánea.

Esta nueva versión se aprovecha de las excepcionales habilidades de los artesanos de los Métiers Rares de la Manufactura para alcanzar un nuevo nivel en cuanto a belleza. Además de diversos elementos en la esfera que hacen gala de Métiers Rares como el guilloché hecho a mano, el grabado y el esmalte Grand Feu, este nuevo modelo presenta también inusuales incrustaciones de meteorito. En el lateral de la esfera, las enigmáticas formas geométricas del meteorito gris plateado se complementan con el sutil brillo de la aventurina azul intenso y el resplandor del esmalte Grand Feu blanco puro.

El meteorito Gibeon fue hallado en Namibia y se trata de una aleación de hierro y níquel con una estructura de cristal octaédrica, que se formó al enfriarse un fragmento de asteroide durante miles de millones de años en el espacio, antes de alcanzar la Tierra en la prehistoria.

En su preciosa esfera, además de la incrustación de meteorito en los puentes de alpaca, podemos apreciar la hora, rodeada de un anillo de aventurina con índices aplicados, también alberga un disco de meteorito en el centro. En el cronógrafo, un anillo con esmalte Grand Feu blanco rodea un disco de aventurina con indicación de los segundos transcurridos. El indicador día/noche incluye una placa con las 24 horas y dos semicírculos de oro aplicados, uno para el día y otro para la noche. La sección del día es blanca y está decorada con guilloché hecho a mano, rayos de sol grabados a mano y un sol de oro rosa pulido aplicado. La de la noche, presenta una luna creciente y estrellas de oro rosa pulidas aplicadas sobre un fondo azul oscuro.

El movimiento de cuerda manual, calibre 176, que late a 21.600 alternancias/hora y ofrece 45 horas de reserva de marcha presenta horas, minutos a las 12:00, indicador día/noche a las 03:00 y un cronógrafo monopulsador, plenamente integrado, que indica los segundos en una esfera redonda tradicional y los minutos transcurridos en un contador digital saltante instantáneo a las 09:00, además del gyrotourbillon esférico volante a las 06:00.

Es en la parte trasera del movimiento donde el meteorito adquiere su auténtica importancia. Una fusión viva pero sutil de color y textura generado por tornillos azulados, rubíes, el aspecto brillante de los puentes, las platinas y las perforaciones de joyas martilladas y pulidas a mano y el acabado mate del exterior cepillado de las platinas de alpaca que hace juego con las formas geométricas abstractas del meteorito, que adornan todas las platinas y puentes.

Se presenta con correa de aligátor azul y cierre desplegable a juego con la caja. Es una edición limitada a tan sólo 8 piezas. Su precio se aproxima a los 500.000 euros.

Maximilian Büsser & Friends Legacy Machine Thunderdome

Maximilian Büsser & Friends Legacy Machine Thunderdome

Max Büsser se une a dos grandes relojeros como Eric Coudray, conocido por sus innovadoras, heterodoxas y maravillosas complicaciones y a Kari Voutilainen, uno de los relojeros independientes más venerados, perfeccionistas y creativos del sector.

De la mente y las manos de estos dos grandes creadores, unidos al genial Max Büsser y su equipo, solo podría salir una gran creación, una tormenta de innovación y preciosismo.

Este nuevo mecanismo TriAx cumple de forma espectacular las indicaciones que MB&F dio a Eric Coudray. El escape giratorio de triple eje tiene una construcción minimalista que transgrede tanto la tradición como las convenciones más modernas. En lugar del sistema racional y tradicional que asocia una jaula con cada eje giratorio, el TriAx desafía la lógica con una configuración de tres ejes y dos jaulas, que ofrecen una visibilidad sin precedentes del latido del corazón del Thunderdome

El inusual escape Potter, que controla el ritmo con el que la energía es proporcionada por el barrilete, emplea una rueda de escape fija en lugar de las ruedas de escape móviles que pueden verse en prácticamente todo tipo de escapes giratorios modernos. La rueda de escape fija del escape Potter, denominado así en honor al relojero e inventor del siglo XIX Albert H. Potter, permite lograr unas velocidades de rotación más elevadas en el mecanismo. Así, su estructura interna completa un giro cada 8 segundos, la jaula intermedia gira una vez cada 12 segundos y la externa realiza una rotación completa cada 20 segundos. 

Aunque pueda parecer prácticamente apartar los ojos del espectáculo que se presenta en la esfera, el reverso del calibre del LM Thunderdome también resulta extremadamente bonito. Aunque el movimiento de cuerda manual y triple barrilete haya sido concebido técnicamente por Eric Coudray, su estética se la debe a Kari Voutilainen, y el relojero finlandés de estética también sabe mucho. 

El Calibre del LM Thunderdome posee la gama más amplia y el ritmo más rápido de desplazamiento de posicionamiento de volante conocido en toda la historia de la relojería, siendo un verdadero espectáculo visual nunca presenciado anteriormente. 

MB&F Legacy Machine Thunderdome, detalle esfera

El resto del movimiento del Legacy Machine Thunderdome presenta excepcionales acabados manuales por todas partes, como se reralizaban en el siglo XIX. Ángulos internos biselado y pulidos, que no se pueden llevar a cabo con máquinas que se une a la luminosidad de la decoración Côtes de Genève características de Voutilainen, al igual que el escarchado y el grabado de la indicación de reserva de marcha. 

Rodeando el escape giratorio multiaxial se aprecia la platina guilloché, creada también por Kari Voutilainen en Comblémine

El movimiento de cuerda manual y de apenas 1 gramo de peso, late a 21.600 alternancias hora y ofrece una reserva de marcha 45 horas de reserva de marcha y de apenas 1 g de peso, impulsa esta proeza cinemática relojera. 

Las horas y los minutos se muestran en una esfera con una inclinación vertical de 58 grados. Dispone además de un indicador de reserva de marcha en la parte trasera del movimiento. 

Por lo que respecta a la caja de 44 milímetros, existe una edición de lanzamiento realizada en platino 950 y ediciones para The Hour Glass en tantalio. Es hermética hasta 30 metros 

Se presenta con correa de aligátor azul cosida a mano con hebilla desplegable de platino o tantalio a juego con la caja. 

Es una edición limitada de 33 unidades de platino, con esfera guilloché azul claro, a la que se une otra edición de 10 relojes para The Hour Glass: 5 con esfera de aventurina y otras 5 con esfera guilloché azul oscuro. El precio de la versión de platino es de unos 280.000 euros.

Vacheron Constatin Historiques Cornes de Vache 1955

Vacheron Constantin Historiques Cornes de Vache 1955

Quizá el Cornes de Vache (cuernos de vaca) es uno de los modelos más famosos y más buscados por los coleccionistas y seguidores de la marca ginebrina por la producción tan corta que tuvo. Este apodo se debe a sus asas, que parecen tener forma de cuerno de vaca y que se presentó por primera vez en 1955. Fue el primer cronógrafo de la marca resistente al agua.

El término Historiques hace referencia a que forma parte de la colección que se inició en 2006 y que agrupa las reediciones de relojes históricos más significativos de Vacheron Constantin a los que rinden tributo.

El modelo original en el que se basa el que acaban de presentar, con caja en acero, era un cronógrafo de carga manual y configuración bi-compax creado hace 64 años y que llevaba en su interior el Calibre 492 con dos pulsadores y en su esfera mostraba contador de 30 minutos y pequeño segundero.

Este no es el único modelo del Cornes de Vache que está desde hace poco tiempo en la colección de Historiques, ya que en 2015 presentaron la primera reedición/homenaje con caja en platino y al año siguiente con oro rosa. Ahora, en 2019, ha tocado la versión en acero que seguro que se convertirá en un éxito y en una pieza clave para los coleccionistas.

Vacheron Constantin Historiques Cornes de Vache 1955, detalle fondo

El Cornes de Vache en acero se presenta en una caja de 38,5 milímetros en lugar de los 35 del modelo original y es hermética hasta 30 metros pero sí que mantiene, evidentemente, las famosas asas en forma de cuerno que le dan nombre.

En el interior de su caja podemos encontrar el Calibre de cuerda manual 1142 con cronógrafo que late a 21.600 alternancias/hora y que ofrece una reserva de marcha de 48 horas.

En su esfera gris plata aterciopelada podemos apreciar horas, minutos y trotadora del cronógrafo centrales, contador de 30 minutos a las 03:00 horas y pequeño segundero a las 09:00.

Las agujas de horas, minutos y pequeño segundero están realizadas en oro blanco al igual que los indicadores de las horas y los números romanos 6 y 12. La de la trotadora del cronógrafo y del contador de 30 minutos son de acero con tratamiento azulado.

Este modelo se presenta con una correa de piel de becerro en marrón oscuro de la conocida marca de artículos de piel milanesa, Serapian, fundada en 1928 y que le otorga un estilo “vintage”. El cierre esta realizado en acero a juego con la caja y con la conocida Cruz de Malta. Su precio es de 41.900 euros en acero; 56.500 euros en oro rosa y 73.000 euros en platino.

A. Lange & Söhne Odysseus

A. Lange & Söhne Odysseus

En A. Lange & Söhne es raro ver relojes con cajas de acero, ya que casi todos sus guardatiempos suelen ser realizados en metales preciosos. Así es que casi todos los modelos que han realizado en acero, son piezas muy buscadas por coleccionistas y todas aquellas que han acabado en subastan han alcanzado precios muy elevados. Sirva como ejemplo el “1815 Homage to Walter Lange”, pieza única con caja de acero que alcanzó los 852.500 francos suizos en una subasta realizad el año pasado.

Como quizá nunca nos aventuramos a pensar que Lamborghini o Bentley realizarían SUV o Ferrari un superdeportivo eléctrico tampoco pensamos que A. Lange & Söhne presentaría una nueva colección de relojes en acero y con un aspecto algo más deportivo pero ha llegado al mercado el primer modelo de la familia Odysseus que abre un nuevo capítulo para la marca sajona.

La sexta familia de relojes dentro de la colección es un reloj deportivo y al mismo tiempo elegante, como es tradición para esta marca.

Se presenta con una caja de acero 40,5 milímetros, hermética hasta 120 metros con un brazalete integrado en el mismo material que adopta los elementos tradicionales de la marca y los reinterpreta.

Sus superficies están decoradas con un acabado satinado en los contornos, mientras que los bordes están enfatizados con achaflanado. La combinación de superficies cepilladas y bordes achaflanados se repite en las asas y los eslabones del brazalete de acero inoxidable. Los pulsadores cónicos especialmente sellados para corregir la fecha y el día de la semana están dispuestos a las 02:00 y 04:00 horas, respectivamente. Dispone de corona atornillada

Lo primero que destaca es su preciosas esfera azul oscuro quizá el elemento que inmediatamente centra la atención, donde podemos apreciar la indicación del día de la semana y de la fecha. Ubicada a la derecha, la fecha extra grande de Lange en la clásica doble ventanilla se complementa con una indicación igualmente grande del día de la semana a la izquierda.

A. Lange & Söhne Odysseus, calibre L155.1

Realizada en latón, tiene varios niveles con diferentes superficies. Al igual que la escala exterior de la subesfera de segundos, los apliques tipo bastón con muescas de oro blanco presentan líneas concéntricas, una técnica llamada azurage que contrasta con las superficies internas granuladas de la esfera principal y secundaria.

El realce biselado de color plateado con una escala de minutos impresa enmarca la esfera. El número 60, impreso en rojo a las 12:00 horas, proporciona un toque de color. Las agujas de horas y minutos en forma de lanza típicas de la marca son más grandes que en otros relojes de la manufactura con acabado con material luminiscente.

El brazalete, no me parece la parte más conseguida del reloj pero es muy cómodo de llevar, ya que su longitud se puede ajustar en pequeños pasos de hasta 7 milímetros gracias a un cierre desplegable de seguridad. Al presionar el pulsador en relieve con la firma Lange, el brazalete se puede extraer o empujar para ajustar la longitud deseada. No precisa abrir el cierre. Si es necesario, el brazalete también se puede ampliar añadiendo más eslabones. Creo que este modelo ganaría mucho con una correa de piel e incluso, ya que es un modelo supuestamente más deportivo, con una de caucho.

Para dar vida a este reloj, A. Lange & Söhne ha desarrollado el nuevo calibre manufactura L155.1 Datomatic. Este nombre, visible en el rotor, representa el mecanismo de fecha combinado con carga automática. El movimiento, visible a través del fondo de la caja de cristal de zafiro, cuenta con un rotor central esqueletado de carga unidireccional con una masa oscilante de platino. Este movimiento late a 28.800 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de 50 horas.

Su precio es de 28.000 euros.

Urwerk 100 Space Time

Urwerk 100 Space Time

Urwerk, probablemente una de las marcas más innovadoras de la relojería independiente, con diseños rompedores y una de mis favoritas, ha presentado en el último trimestre de 2019 su nuevo modelo UR-100 Space Time con una nueva complicación nunca vista hasta ahora en su colección y que nos hace viajar por el espacio y el tiempo en la tierra.

Desde siempre espacio y tiempo son nociones estrechamente vinculadas. Allá por el año 6000 antes de Cristo, los sumerios de la ciudad de Ur, raíz que utilizaron para crear la marca Urwerk, hallaron las primeras divisiones horarias, observando el paso de la sombra sobre sus monumentos, intuyendo nuestro caminar galáctico.

Esta revolución orbital es la que viene plasmada en cada una de las creaciones de la marca con indicación de las horas vía satélites. La nueva colección 100 no modifica esta presentación horaria, pero a la presentación de horas y minutos mediante satélites agrega otro dato. Cuando supera el minuto 60, la aguja de los minutos desaparece para convertirse en contador de kilómetros. Nos informa sobre el viaje que sin movernos efectuamos cada habitante del planeta Tierra, o sea 555 kilómetros cada 20 minutos. Se trata de la velocidad media de la rotación de la Tierra medida en el ecuador.

En el exacto lado opuesto viene indicado otro dato más, el de la revolución del planeta alrededor del sol, esos 35.740 kilómetros que recorre cada 20 minutos. Esta medición nos viene a recordar nuestra condición de nómadas interestelares. Las horas y los kilómetros comparten un mismo plano y un mismo rango. De ahí el nombre de esta nueva línea “SpaceTime”.

Urwerk 100 Space Time, detalle fondo

La fuente de inspiración del UR-100 es un péndulo del siglo XIX fabricado por Gustave Sandoz para la Exposición Universal de Chicago de 1893 y que regaló Geri Baumgartner, conocido restaurador de relojes, a su hijo Felix, creador junto a Martin Frei de Urwerk. Este péndulo regulador no da la hora, lo que hace es proporcionar la distancia que recorre el planeta en el plano del ecuador, plasmando su velocidad de rotación

Para los que somos fieles seguidores de Urwerk, la estética de la caja del UR-100 nos recuerda la estética de los primeros modelos de marca. A finales de los noventa, presentaron los UR-101 y UR-102 con un aspecto similar. Este UR-100 viene a ser como un “Regreso al Futuro” para ellos.

Este modelo se presenta con una caja de 41×49,7×14 milímetros. Existen dos terminaciones una de acero y titanio, denominada Iron, y la otra en los mismos materiales pero con recubrimiento en PVD negro, Black. Es hermética hasta 30 metros.

Su movimiento es el Calibre UR 12.01 automático que late a una frecuencia de 28.800 alternancias/hora y que ofrece una reserva de marcha máxima de 48 horas. Ofrece horas satélite, minutos, distancia recorrida en el ecuador terrestre en 20 minutos, revolución de la Tierra alrededor del sol en 20 minutos

Las dos versiones están limitadas a 25 ejemplares cada una. El precio es de aproximadamente 53.000 euros.

Tudor Black Bay P01

Tudor Black Bay P-01

Una de las sorpresas más agradables del Salón Baselworld 2019 fue el Black Bay P01 de Tudor, referencia 70150, un reloj inspirado en el prototipo legendario desarrollado a finales de la década de 1960 y propuesto a la Marina estadounidense, que finalmente nunca llegó a realizarse.

Hagamos un poco de historia sobre este modelo. Los relojes de submarinismo de TUDOR se remontan a 1954, año del lanzamiento de la referencia 7922 que fue el primero de una larga línea de relojes de submarinismo, hermético hasta 100 metros. Este reloj resistente, accesible y de alto rendimiento expresaba plenamente la filosofía «reloj herramienta» de la marca. Durante los sesenta años que siguieron al lanzamiento de la citada referencia, el reloj de submarinismo de TUDOR fue mejorando continuamente y cada modelo se ganó el reconocimiento de los profesionales del sector, incluidas algunas de las mejores fuerzas navales del mundo.

Tudor, que llevaba suministrando relojes de submarinismo a la Marina estadounidense desde finales de la década de 1950, empezó a desarrollar en 1967 un modelo técnico para sustituir al Oyster Prince Submariner referencia 7928, una edición para la Marina de aquel entonces.

Este nuevo reloj debía cumplir una serie de especificaciones establecidas por el Gobierno norteamericano e incorporó los resultados de las últimas investigaciones en materia de funcionalidad y ergonomía llevadas a cabo por los ingenieros de la marca.

Se lanzó una fase de desarrollo cuyo resultado fue la producción de prototipos, así como una patente en 1968 de una función inédita hasta entonces, que consistía en un sistema de fijación y desmontaje del bisel para contribuir al mantenimiento y limpieza del reloj sometido principalmente a los rigores del buceo.

Este proyecto ambicioso, con el nombre en código “Commando”, nunca vio la luz. El reloj de submarinismo estándar de Tudor, la referencia 7016, que sustituyó a la referencia 7928 en el catálogo de la marca, fue adoptado finalmente por la Marina estadounidense.

Tudor Black Bay P-01, detalle caja

En 2019, el modelo Black Bay P01 de Tudor, que significa Prototipo 1, se inspira en el famoso prototipo desarrollado en el marco de este estudio y conservado en los archivos de la marca, para retomar y dar vida a su singular estética.

Creado con un toque más deportivo y actual, aunque adoptando a la vez el principio de la corona a las 4 horas y los eslabones finales prominentes del modelo de la década de 1960, el Black Bay P01 refleja el carácter experimental del proyecto, una combinación de reloj de submarinismo y de navegación.

El modelo Black Bay P01 no reproduce exactamente el mecanismo con el sistema de desmontaje del bisel, sino que se inspira en él, ofreciendo un sistema de fijación y parada del bisel giratorio bidireccional con un eslabón final móvil a las 12 horas.

Black Bay P01 se presenta en una caja de 42 milímetros realizada en acero con terminación satinada que es hermética hasta 200 metros. Dispone de un bisel giratorio bidireccional, también realizado en acero, con graduación de 12 horas con el citado sistema de parada. El cristal de zafiro de la esfera es de zafiro y con forma abombada.

Su calibre manufactura MT5612, automático, con certificado COSC, presenta las funciones de horas, minutos, segundos y fecha. Late a 28.800 alternancias/hora y ofrece una reserva de marcha máxima de 70 horas.

Está equipado con una esfera abombada negra mate, con marcadores de hora luminiscentes pintados. Dispone de las características agujas de forma angulosa, conocidas por los coleccionistas con el nombre de «Snowflake», que ya aparecían en el catálogo de la marca de 1969.

La correa desarrollada para este modelo tiene una base de caucho con un motivo «Snowflake» en la parte interior, acabado con un revestimiento de cuero marrón en la exterior. En honor al prototipo de época, los accesorios móviles de acero satinado conectan la correa a la caja del reloj.

Su precio es de 3.730 euros.