La 58ª edición de la carrera de resistencia más prestigiosa de Norteamérica se celebró el pasado fin de semana en Florida. 

El vigente campeón de la Rolex 24 Daytona, Nº 10 Konica Minolta Cadillac afianzó su victoria sin precedentes, completando 833 vueltas; equivalente a 4.772 km en 24 horas. Una prueba que exige a los pilotos y máquinas durabilidad, esfuerzo y perseverancia. 

Renfer van der Zande, Ryan Briscoe, Scott Dixon y Kamui Kobayashi compartieron la conducción del Cadillac Nº10 de Wayne Taylor Racing. “Ha sido fantástico” comentaba Van der Zande, “El mejor coche que he conducido jamas en Daytona, podias avanzar en cada vuelta y eso es muy especial. Es un honor correr y competir con algunos de los mejores pilotos del mundo, incluyendo a Scott Dixon y Fernando Alonso”. 

Como reconocimiento por la larga relación de Rolex con Daytona Beach; que se remonta a casi 90 años, la marca suiza otorga a los ganadores un Rolex Oyster Perpetual Cosmograph Daytona

La carrera comenzó al mediodía del sábado 25 de enero, y comenzó con el Nº77 Mazda Team Joest Dpi liderando la pista bajo la bandera verde. Sin embargo, mientras caía la noche, el Nº 10 fue marcando el ritmo. La Rolex 24 Daytona es venerada por atraer a los mejores pilotos del mundo y ser un lugar de conocimiento y experiencia intercambiada entre pilotos. 

La relación tan estrecha que mantiene Rolex con los deportes se remonta al record que consiguió Sir Malcom Campbell en los años 30. Desde entonces, la presencia de Rolex en las competiciones de motor ha crecido continuamente. Su apoyo también se ha extendido a eventos como Rolex 24 Daytona, 24 Horas de Le Mans y el Campeonato de resistencia de FIA. La marca también tiene un gusto especial por los eventos donde participan coches clásicos como The Quail o Rolex Monterey Motorsports Reunion