La campeona mundial de descenso en 2021, uno de los grandes talentos suizos de los últimos años, ha encontrado su lugar dentro de la competición de ski de descenso, siempre acompañada por la manufactura suiza.  

La historia de Corinne Suter es la del talento bruto convertido en éxito absoluto. En la pista de ski todo es cuestión de décimas, centésimas y velocidad. Despues de sufrir varias lesiones de manera sucesiva, el año 2019 fue el de su consagración.  

Obtuvo dos medallas en Are, plata en Descenso y bronce en Súper-G, acompañados de dos Globos de Cristal en velocidad, dentro de las mismas categorías anteriormente mencionadas. Se convirtió en la primera esquiadora suiza en conseguir este logro desde Chantal Bournissen en 1991.  

Por último, para terminar de coronarse, el 13 de febrero de 2021, realizó un descenso extraordinario en la Olimpia delle Tofane en Cortina, donde cruzó la meta con una ventaja de 9 décimas de segundo, levantando así el titulo de campeona del mundo, llevándolo a suiza por primera vez desde 1989.  

¡Un día todo tu trabajo se transforma en éxito! Los primeros podios infunden confianza y esto te lleva a más podios. Mis primeras medallas me han permitido convertir esas centésimas a mi favor en éxitos. Se que puedo seguir el ritmo y competir a las mejores, me siento liberada.” Declara Corinne.  

La inclinación y la velocidad no la intimidan, y en lo alto de la pista su rutina es la más simple: un solo vistazo tras el reconocimiento para reservar toda su concentración, y mientras la adrenalina la ayuda, gestiona la presión y se deja llevar.  

Para Hublot es muy importante que los miembros de nuestra familia sean fuentes de inspiración. Corinne Suter ha seguido este camino, este recorrido vital. Tiene este carácter fuerte y autenticidad.” Declara Ricardo Guadalupe, CEO de Hublot