Debutando con un breve vídeo llamado A Call of The Heart, la actriz Anya Taylor-Joy debuta como embajadora de la Maison Jaeger-LeCoultre. 

El video protagonizado por la actriz Anya Taylor-Joy se inspira en una llamada telefónica que estaba destinada a cambiar el rumbo de la manufactura Jaeger-LeCoultre. En 1903, Jacques-David LeCoultre llamó al relojero parisino Edmond Jaeger para comenzar el reto de crear un movimiento extraplano. Este fue el inicio de una larga y fructífera relación que llevaría al nacimiento de la manufactura. 

Uno de los talentos más prometedores de Hollywood, Anya Taylor-Joy es la representación más joven del éxito. Su presencia en pantalla tiene un toque voluble: intrépida, mística, capaz de ser vulnerable, pero a la vez peligrosa. Una actriz de pies a cabeza. 

El encuentro con Anya estaba predestinado. Se trata de una colaboración natural, teniendo en cuenta el interés de su familia por el polo y su curiosidad por la relojería.” Explica Catherine Rénier, CEO de Jaeger-LeCoultre. “Con su belleza etérea, su sensibilidad, su talento y su esfuerzo encarna los valores y el estilo de nuestra Maison.”

La actriz, de ascendencia británico-argentina, criada entre Buenos Aires y Londres, recibió críticas favorables por su debut en La Bruja de Robert Egger. Posterior a este éxito le siguieron otros, como la serie Gambito de Dama de Netflix. La espectacular actuación como Beth Harmon le valió un Globo de Oro, un premio del Sindicato de Actores y premio de la Crítica. 

Después de estos papeles, nuevos proyectos como Última noche en el Soho, de Edgar Wright, o El hombre del Norte, de Robert Eggers, la han terminado de consagrar como una de las actrices jóvenes más incipientes del panorama actual.