Junghans celebra el centenario de la célebre escuela Bauhaus con una edición limitada a 1.000 ejemplares de su colección max bill Chronoscope

El nuevo max bill Chronoscope 100 Jahre Bauhaus no solo rinde tributo a La Bauhaus sino también a Max Bill. Y es que el arquitecto y escultor suizo no solo fue el encargado en 1951 de refundar la conocida escuela, sino que además en 1961 diseñó una serie de relojes para Junghans que aún hoy son fabricados sin apenas modificaciones respecto al diseño original.

Junghans max bill Chronoscope 100 Jahre Bauhaus, vista trasera

Con un diseño minimalista, el max bill Chronoscope 100 Jahre Bauhaus evoca algunos de los elementos más simbólicos de la arquitectura del edificio de la escuela. Por un lado, el color rojo de la ventana de fecha y de las agujas se inspira en la puerta de Dessau. Mientras, el contraste de los tonos de su caja, esfera y correa, recuerdan el juego de luces y sombras de sus ventanas.

Su caja de acero con revestimiento PVD en gris antracita mate de 40 mm de diámetro contiene el movimiento automático J880.2. Con una reserva de marcha de 48 horas dispone de fecha, segundero con mecanismo de detención, contador de 30 minutos y contador de 12 horas. Hermético hasta 30 metros, sobre su fondo atornillado con cinco tornillos una imagen recrea las ventanas de la Bauhaus, a través de las cuales se puede contemplar el mecanismo interior. Se completa con una correa de cuero de becerro gris con cierre de hebilla y revestimiento PVD.