Jaeger-LeCoultre reinterpreta su icónico Atmos, ese objeto mágico y complejo de la casa que representa el movimiento perpetuo, a partir del heliocentrismo renacentista de Copérnico, en una edición limitada a tan solo 10 ejemplares

En 1543, Copérnico transformó el pensamiento científico con la publicación de su modelo heliocéntrico del sistema solar. Asociado a este paradigma surgió el telurio, un instrumento mecánico tridimensional que estampaba las posiciones y movimientos relativos de la Tierra y la Luna en relación con el Sol.

Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle base
Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle base

Más de tres siglos después, Jaeger-LeCoultre presenta el Atmos Tellurium que además de continuar con la incesante búsqueda de la casa de la óptima precisión relojera, rinde tributo a aquellos fascinantes relojes del siglo XVIII.  Los ingenieros y relojeros de la manufactura han creado una nueva complicación que reproduce los verdaderos ciclos de la Tierra, el Sol y la Luna con mayor fidelidad que nunca, y en el interior de un Atmos, el único reloj perpetuo que funciona con aire.

Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle sol
Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle sol

El reloj Atmos más complejo

Esta nueva obra de arte de Jaeger-LeCoultre supone el reloj Atmos más complejo jamás creado. Gracias a su mecanismo perpetuo cruza los límites de la precisión, mientras que la incorporación del telurio amplía el tiempo casi hasta el infinito. Equipado con el calibre de manufactura 590, además de reproducir la rotación de la Tierra sobre su propio eje, las órbitas de la Luna alrededor de la Tierra, y de la Tierra alrededor del Sol, señala los meses y las estaciones con un calendario zodiacal.

Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle Tierra y Luna
Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle Tierra y Luna

En el Atmos Tellurium la belleza es innata, con un diseño deslumbrante. Su esfera está delimitada por un anillo periférico compuesto por dos capas. Destaca la capa superior, una cubierta fija marcada con una minutería de horas y minutos, y los nombres de las estaciones. En el centro, un sol aparece representado a través de una explosión de rayos metálicos pulidos de color dorado. Bajo ella, un anillo móvil contiene los meses que van apareciendo en una ventanilla situada a las 6 horas. Dentro de este conjunto hay además, un disco de cristal de zafiro de color azul translúcido grabado a láser con los signos del zodiaco.

Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle esfera
Jaeger-LeCoultre Atmos Tellurium, detalle esfera

Exquisita decoración

En el nuevo Atmos Tellurium el mecanismo puede admirarse desde todos los ángulos, unido a la base por una campana de cristal y como si sobrevolara por el espacio con su gabinete cilíndrico de cristal. Junto al volante parecieran flotar al compás de un movimiento lento y fascinante con una exquisita decoración, obra de los maestros artesanos del taller Métiers Rares de la manufactura. La pintura en miniatura de la Tierra esférica, el grabado láser de la superficie de la Luna, el lacado del anillo de la esfera principal, el meteorito —un material literalmente procedente del espacio— incrustado en el anillo de la Tierra y la Luna, o el gabinete de cristal íntegramente pintado a mano con una delicada representación de las constelaciones, harán las delicias de todo aquel que observe este modelo.