Para celebrar el 20º aniversario de su mítico J12, Chanel hace gala una vez más de su espíritu pionero y revolucionario con dos nuevos relojes que transgreden todos los códigos conocidos. El primero, J12 X-Ray, una primicia mundial en zafiro, y el segundo, J12 Paradoxe, toda una paradoja que funde cerámica blanca y negra.

El espíritu pionero de Chanel en el terreno de la relojería, como antes lo fue en el de la moda, es ya indiscutible. Sus relojes cultivan siempre un cierto aire de innovación en el que, sin embargo, hasta el más mínimo detalle está concienzudamente estudiado. Inesperado, imprevisible pero nunca al azar. Estos principios, que han marcado las creaciones firmadas por Chanel desde siempre, cobran fuerza cuando se trata de su emblemático J12, un reloj consagrado ya como “primer icono del siglo XXI”, y que este año festeja su vigésimo aniversario.

Todo comenzó en el año 2000, cuando Jacques Helleu, director artístico de la marca, decide crear un reloj atemporal, deportivo y completamente negro, inspirándose en sus dos pasiones: el automovilismo, concretamente las estilizadas líneas de los coches de carreras, y la vela, cuya silueta de los veleros de la America’s Cup, conocidos como J12, le fascinaba. Es así como nace el J12, un reloj realizado íntegramente en cerámica negra que tres años más tarde, en 2003, optaría también por la cerámica blanca. Su apuesta “transformó un componente de alta resistencia en un material precioso”, afirma la marca.

Lo cierto es que el J12 supuso una auténtica revolución no sólo por el uso de la cerámica como material precioso, sino por su impactante arquitectura y su audaz diseño. Todo un emblema que el año pasado, como anticipo a su vigésimo cumpleaños, se sometió a una cura de juventud.

Chanel J12 X-Ray
Chanel J12 X-Ray

Arnaud Chastaingt, director del Estudio de Creación de Relojería desde 2013, fue el artífice del sutil pero intenso rediseño que renovó la imagen de este reloj, sin menoscabar por ello sus señas de identidad. Esas que le han convertido en un auténtico mito más allá de las fronteras de Chanel. “Cambiar todo para que nada cambie”, esa es la filosofía que animó a Chastaingt, que retocó sutilmente casi todos los elementos del reloj para dar una impresión de mayor ligereza, “intangible pero real, tanto visible como invisible”, aseguraba entonces Frédéric Grangié, presidente del área de Relojería y Joyería de Chanel. El resultado, más que satisfactorio y reconocido por todos, es que el J12 no puede ser más que el J12. Un reloj que debe evolucionar para seguir siendo él mismo, pero manteniendo intacta su personalidad.

Así, los nuevos J12 aumentaron la apertura de la esfera, afinaron el bisel, rediseñaron la tipografía de sus números e índices, redujeron en un tercio el ancho de la corona al igual que el cabujón de cerámica que la adorna, y añadieron indicadores en el carril interior, en el centro de la esfera.

Sutiles y elegantes cambios que el año pasado alumbraron distintos modelos y que se reconocen hoy en los nuevos relojes que Chanel presenta para conmemorar el 20 aniversario de su J12.

Chanel calibre manufactura 3.1, montaje
Montaje del Calibre manufactura 3.1

A prueba de rayos X

El primero de ellos es un reloj creado íntegramente en cristal zafiro. Una primicia mundial de la que tan sólo existen 12 ejemplares en todo el mundo. A pesar de sus orígenes vinculados al negro y al blanco, y sin renegar de ellos, el nuevo J12 X-Ray descarta los colores y la propia cerámica y elige la transparencia más absoluta. Y es que su caja, de 38 mm de diámetro, es de zafiro, permitiendo admirar la delicadeza de sus formas.

Un nuevo movimiento de carga manual, el calibre de manufactura 3.1, completamente esqueletizado, da vida a este nuevo reloj que bien podría someterse a los más exigentes rayos X, sin nada que ocultar. La transparencia es su razón de ser. Así, la platina, el puente de minutería y el puente de engranaje están elaborados en zafiro. “Estos elementos se difuminan para dar paso a la luz y revelar un encaje bordado de engranajes”, explican los diseñadores de la casa. El ensamblaje de este sofisticado movimiento, que permite una autonomía de 55 horas, ha requerido más de una semana de trabajo de los más pacientes y expertos maestros relojeros de la manufactura Chanel en Suiza.

Calibre manufactura 3.1

También la esfera es de cristal zafiro y está engastada con doce diamantes talla baguette que parecen flotar en el espacio al ritmo de las agujas de oro blanco. Aportando luz al conjunto, también el bisel está engastado con diamantes baguette, en esta ocasión por un total de 5,46 quilates. La corona exhibe un cabujón de diamante.

Toda una proeza estética y técnica que se completa, por primera vez en la historia, con un brazalete cuyos eslabones han sido tallados en cristal zafiro en bruto.

Toda una paradoja

Y si el primero de estos relojes aniversario opta por la transparencia, el segundo resulta una gran paradoja. Rechazando elegir entre la cerámica negra o la blanca, el nuevo J12 Paradoxe reclama su espíritu impertinente y sigue revolucionando códigos. Y es que, aquí el blanco y el negro se funden, pero sin llegar a mezclarse, creando un nuevo estilo, una paradoja, como metáfora del día y la noche.

“Su estética única es el resultado de una proeza técnica basada en el corte y la asociación de dos cajas de cerámica de diferentes dimensiones. Una blanca y otra negra, ensambladas formando una única caja”, explican los técnicos de Chanel. Ambas piezas se ensamblan en un soporte metálico que alberga el fondo de cristal zafiro.

Chanel J12 Paradoxe, detalle esfera
Chanel J12 Paradoxe

También la esfera y el bisel hacen gala de su característica bicolor. La esfera tampografiada está cubierta íntegramente de blanco y después de negro en la parte derecha, mientras la anilla del bisel se coloreó primero de negro mediante tampografía y después de blanco para conseguir su resultado bicolor. Sin duda, un minucioso trabajo que requiere de manos expertas, capaces de crear un alineamiento perfecto con la línea de convergencia del brazalete de cerámica blanca. “Por anamorfosis, la separación entre el banco y el negro es perfecta”, asegura orgullosa la marca.

De esta “paradoja” existe una versión especial, el J12 Paradoxe Diamonds, limitado a 20 ejemplares para todo el mundo. Aquí la caja, el bisel y la esfera se dividen entre la cerámica negra y el oro blanco engastado con 40 diamantes baguette en la caja, 26 en el bisel y 21 en la esfera. El brazalete, perfectamente alineado con la caja, es de cerámica negra.

Pero si la estética de este reloj es única, el movimiento que le da vida, el calibre automático 12.1, es también excepcional. Concebido y desarrollado en la manufactura Kenissi, de la que Chanel tiene una parte mayoritaria, este preciso, robusto y fiable movimiento es un cronómetro oficial certificado por el COSC, que permite una reserva de marcha de unas 70 horas aproximadamente. Una de sus características es su masa oscilante, que ha sido completamente rediseñada en tungsteno sobre rodamiento de bolas y esqueletizada a demanda del Estudio de Creación de Relojería, que quería un círculo perfecto, enseña gráfica de la alta relojería de Chanel, y que puede admirarse gracias al cristal zafiro del fondo.

Chanel J12 X-Ray

FICHA TÉCNICA J12 X-RAY

Movimiento:

  • Mecánico de cuerda manual esqueleto de manufactura, calibre 3.1.
  • Reserva de marcha de 55 horas.
  • Indicación de horas y minutos.
  • 158 componentes y 21 rubíes.
  • Frecuencia de 28.800 alternancias/hora.
  • Barrilete de brida fija.
  • Sistema anti-choque en el volante, volante de inercia variable.
  • Esfera, platina, puente de engranaje y puente de minutería de cristal zafiro.
  • 29,35 mm de diámetro y 6,77 mm de grosor.

Características:

  • Edición limitada de 12 piezas.
  • Caja de zafiro de 38 mm de diámetro con bisel de oro blanco de 18 quilates engastado con 46 diamantes talla baguette.
  • Corona de oro blanco de 18 quilates con 1 diamante talla brillante.
  • Esfera de zafiro engastada con 12 índices de diamantes talla baguette.
  • Agujas de oro blanco de 18K.
  • Funciones de horas y minutos.
  • Hermético hasta 30 metros de profundidad.
  • En total, 92 diamantes talla baguette y 1 diamante talla brillante.

Brazalete:

  • De zafiro con cierre doble desplegable y dos eslabones engastados con 34 diamantes talla baguette.

Precio:

  • 650.000 euros.
Chanel J12 Paradoxe
Chanel J12 Paradoxe

FICHA TÉCNICA J12 PARADOXE

Movimiento:

  • Mecánico de carga automática de manufactura, calibre 12.1.
  • Reserva de marcha de 72 horas aprox.
  • 191 componentes y 28 rubíes.
  • Indicación de horas, minutos y segundos centrales, ajuste de hora con parada del segundero, función de fecha, corrección rápida de la fecha sin franja de no corrección.
  • Frecuencia de 28.800 alternancias/hora.
  • Barrilete de brida deslizante.
  • Platina y puentes de latón rodiado.
  • Acabados: satinado lineal, acaracolado, ángulos pulidos diamantados.
  • Masa oscilante en tungsteno sobre rodamiento de bolas con acabado satinado circular y arenado.
  • Volante de inercia variable equipado con sistema anti-choque.
  • Certificado de cronómetro por el COSC.

Características:

  • Caja de cerámica blanca y negra de alta resistencia y acero de 38 mm de diámetro.
  • Fondo de cristal zafiro.
  • Bisel fijo de acero.
  • Corona de rosca en acero con cabujón de cerámica negra de alta resistencia.
  • Esfera lacada blanca y negra.
  • Funciones de horas, minutos, segundos y fecha.
  • Hermético hasta 50 metros de profundidad.

Brazalete:

  • Cerámica blanca de alta resistencia con cierre triple desplegable en acero.

Precio:

  • 7.900 euros.
Chanel J12 Paradoxe Diamantes
Chanel J12 Paradoxe Diamonds

FICHA TÉCNICA J12 PARADOXE DIAMANTES

Movimiento:

  • Mecánico de carga automática de manufactura, calibre 12.1.
  • Reserva de marcha de 72 horas aprox.
  • 191 componentes y 28 rubíes.
  • Indicación de horas, minutos y segundos.
  • Frecuencia de 28.800 alternancias/hora.
  • Barrilete de brida deslizante.
  • Platina y puentes de latón rodiado.
  • Acabados: satinado lineal, acaracolado, ángulos pulidos diamantados.
  • Masa oscilante en tungsteno sobre rodamiento de bolas con acabado satinado circular y arenado.
  • Volante de inercia variable equipado con sistema anti-choque.
  • Certificado de cronómetro por el COSC.

Características:

  • Edición limitada de 20 piezas.
  • Caja, bisel y esfera de cerámica negra de alta resistencia y oro blanco de 18 quilates.
  • 38 mm de diámetro.
  • Caja engastada con 40 diamantes talla baguette; bisel engastado con 26 diamantes talla baguette y esfera engastada con 21 diamantes también talla baguette.
  • Corona en oro blanco de 18K engastada con 1 diamante talla brillante.
  • Agujas en oro blanco de 18K.
  • Funciones de horas, minutos y segundos.
  • Hermético hasta 50 metros de profundidad.
  • En toal, 87 diamantes talla baguette y 1 diamante talla brillante.

Brazalete:

  • Cerámica negra de alta resistencia con cierre triple desplegable en oro blanco de 18 quilates.

Precio:

  • 200.000 euros.