Hace 175 años comenzó la historia de A. Lange & Söhne y de la relojería de precisión sajona. Y lo hizo de la mano de Ferdinand Adolph Lange. 

El 7 de diciembre de 1845 es una fecha marcada para siempre en la memoria de A. Lange & Söhne y de la ciudad de Glashütte. Ese día y en aquel lugar se inauguró la primera fábrica de relojes de bolsillo en esta región alemana. Tradicionalmente minera, y situada al sur de la hermosa ciudad de Dresde, fue aquí donde Ferdinand Adolph Lange, a sus 30 años, puso la primera piedra de la nueva manufactura. Una historia de éxito en la que “durante más de cuatro generaciones, los relojeros de la familia Lange han conformado la relojería de precisión sajona: desde sus modestos comienzos hasta la reanudación tras la reunificación alemana con Walter Lange, bisnieto de Ferdinand Adolph, pasando por la primera época de esplendor del siglo XIX”, explica orgullosa la casa. 

Para conmemorar tan importante aniversario, A. Lange & Söhne, sin duda una de las más destacadas de la alta relojería, presenta una triple edición limitada bajo el nombre común “Homage to F.A. Lange”. Los tres nuevos relojes pertenecen a la familia 1815, cuyo nombre se refiere a la fecha de nacimiento del propio Ferdinand Adolph. 

La colección de estos relojes conmemorativos está compuesta por el 1815 Rattrapante, 1815 Thin y Tourbograph Perpetuo. Todos ellos están realizados en “Honeygold”, una aleación de oro que consigue un tono dorado similar a la miel y que es original de la marca sajona. 

1815 Rattrapante Honeygold 

Con una caja de oro miel de 41,2 mm de diámetro y esfera negra de plaza maciza, éste es el sexto cronógrafo con ratrapante de A. Lange & Söhne. Un reloj en edición limitada a 100 ejemplares, que además ofrece otra primicia. Y es que, por primera vez, la complicación aparece sola, ocupando el centro de atención. Este complejo mecanismo pertenece a una de las construcciones más ambiciosas de la relojería de precisión. Mediante los pares de agujas centrales del cronógrafo y del ratrapante, superpuestos en el centro, en un minuto se pueden medir a discreción muchos tiempos intermedios durante un cronometraje en curso. 

El termino francés “Rattrapante” hace referencia a este proceso. El verbo “rattraper” tiene un significado similar a “alcanzar”. Esta función se controla mediante un pulsador situado a las 10 horas. Si se pulsa durante un cronometraje en curso, la aguja central del ratrapante se para y muestra el tiempo intermedio mientras la aguja central del cronógrafo sigue avanzando. Pulsando una segunda vez, la aguja central del ratrapante se vuelve a sincronizar con la aguja central del cronógrafo para avanzar de nuevo juntas. El cronometraje de tiempos intermedios se puede repetir las veces que se desee.

La estructura completa del cronógrafo y ratrapante se encuentra con el nuevo calibre de cuerda manual L 101.2. Un movimiento que ofrece 58 horas de reserva de marcha con una frecuencia de 21.600 alternancias por hora.  

A. LANGE & SÖHNE 1815 RATTRAPANTE HONEYGOLD “HOMAGE TO A. F. LANGE” 

Tourbograph Perpetuo Honeygold

Auténtica obra maestra de la relojería, el Tourbograph Perpetuo “Pour le Mérite”, presentado por primera vez en 2017, combinaba cinco complicaciones clásicas. Ahora, para la edición conmemorativa en homenaje a F.A Lange, la marca ha creado una edición especial de tan sólo 50 unidades en oro miel y con una peculiar esfera del mismo material rodinizado en negro y fabricada en la propia manufactura sajona. 

En una caja de 43 mm de diámetro, la esfera hace valer sus contrastes con las cifras, las escalas y el logotipo en relieve sobre un fondo oscuro. Al no estar superpuestos, sino que sobresalen unos 0,15 mm, proporcionan un auténtico efecto tridimensional. 

Este Tourbograph Perpetuo “Homage to F. A. Lange” posee un mecanismo de gran complejidad con su calibre L 133.1, compuesto por 684 piezas. “Este reloj se podría clasificar perfectamente como gran complicación si en A. Lange & Söhne no existiese ya una obra maestra con el nombre Grand Complication, que cuenta con un total de siete complicaciones relojeras”, explica la marca. 

El modelo TOURBOGRAPH posee un mecanismo de complejidad muy alta con su calibre L 133.1. Este reloj podría clasificar perfectamente como gran complicación si en A. Lange & Söhne no existiese ya una obra maestra con el nombre GRAND COMPLICATION

La combinación del calendario perpetuo y cronógrafo ratrapante supuso una dificultad especial para los constructores del mecanismo. “Al usar las funciones del cronógrafo y al mismo tiempo avanzar las indicaciones del calendario, no se pueden producir conflictos mecánicos ni una caída en la amplitud que podría perjudicar la estabilidad de la marcha”, aseguran los técnicos de la casa. 

El calendario perpetuo reproduce correctamente la duración de todos los meses hasta el año 2100. En tres esferas auxiliares se muestran con agujas de oro miel la fecha a las 12 horas, el día de la semana a las 9 horas, y el mes y el año bisiesto reunidos a las 3 horas en una única indicación. En la mitad superior, en la subesfera de la fecha, se encuentra la indicación de las fases lunares, calculada con precisión para los próximos 122,6 años. A las 6h se puede admirar el tourbillon

A. LANGE & SÖHNE TOURBOGRAPH PERPETUO HONEYGOLD “HOMAGE TO F. A. LANGE”

1815 This Honeygold  

Las numerosas características tradicionales de este reloj de dos agujas, creado para este 175 aniversario en edición limitada a 175 ejemplares, recuerdan a los legendarios relojes de bolsillo con los que la marca dio los primeros pasos, y en los que, como ahora, se priorizaba la perfección y la claridad de lectura. 

La caja de este conmemorativo 1815 Thin Honeygold tiene un diámetro de 38 mm y una altura de apenas 6,3 mm. Al igual que las agujas y la hebilla de la correa, está realizada en oro miel, un material desarrollado y utilizado en exclusiva por A. Lange & Söhne. 

En este marco exclusivo se presenta construida en dos partes la esfera esmaltada en blanco resplandeciente. Sobre el fondo claro resaltan las cifras árabes impresas en gris oscuro y la minutería clásica tipo “Chemin-de-fer”

Sencillo y perfecto. Esa puede ser la definición más precisa del calibre L 093.1, que da vida a este especial 1815 Thin Honeygold. Un mecanismo de cuerda manual de tan sólo 2,9 mm de grosor, que, con su reserva de marcha de 72 horas, demuestra que un modo de construcción compacta es perfectamente compatible con la potencia.

A. LANGE & SÖHNE 1815 THIN HONEYGOLD “HOMAGE TO F. A. LANGE”